Adriano: “El Inter es mi segundo hogar. El disparo a balón parado simplemente entró en la red del Real Madrid”

ADRIANO: “EL INTER ES MI SEGUNDO HOGAR. EL DISPARO A BALÓN PARADO SIMPLEMENTE ENTRÓ EN LA RED DEL REAL MADRID”

El Emperador abre el primer episodio de Careers dedicado a las leyendas del Inter. Desde Ronaldo hasta sus mejores goles, y el mensaje especial del Brasileño para la afición

La potencia que se esconde en sus disparos es equiparable al eco que producen sus palabras. Cuando Adriano habla del Inter al recordar su paso por el club, tiene la capacidad de generar emociones en las personas y hasta en sí mismo, y es que el jugador no se hizo con el título del "Emperador" de gratis; de hecho, es el digno merecedor de los cánticos que le dedicaba la afición desde las gradas y gracias a sus increíbles goles, como aquel que se marcó contra el Udinese a 60 metros de distancia con respecto a la portería. 

Talento y pura pasión futbolística, además de un deseo constante de meter el balón entre los dos palos. Esos fueron los ingredientes necesarios para que el brasileño marcara 74 goles para el club, para levantar a los aficionados de sus asientos de manera asidua. 

El asunto de este primer episodio de Inter TV Careers se lo dedicamos a esta leyenda del club, y arranca con el primer gol de Adriano para el club. 

"Esta imagen es de mi debut con el Inter, de cuando tenía 19 años. Entonces, yo decidí lanzar la falta contra el Real Madrid, y lo recuerdo muy bien. [Clarence] Seedorf y yo estuvimos practicando los disparos a balón parado en el entrenamiento aquella semana antes del partido, y él mismo pudo ver la potencia con la que disparaba el balón. Me dijo que tenía que intentarlo yo pese a que Marco Materazzi lo fuera a pedir. De hecho, dijo: "Este es para Adri". 

Sentir aquella confianza que depositó en mí fue muy importante. Justo entonces había pasado a formar parte de las filas del Inter, y tuve la suerte de marcar un excelente gol. Cuando lo vi entrar, no me lo podía creer. Con la edad que tenía, jugar para el Inter era todo un sueño. Ya había jugadores del más alto nivel, y yo formaba parte de ese equipo. Me sentía muy afortunado de jugar con ellos mano a mano. Fue algo muy grande para mí y para mi familia. Estaba desesperado por demostrar lo que podía hacer, y eso me dio la confianza que necesitaba.

"Estos son Ronaldo, Seedorf y yo, de joven. Estar rodeado de jugadores de tal calibre era una locura. Incluso ahora, echando la vista atrás, me aprece raro. En cuanto a si he escuchado las comparaciones con respecto a Ronaldo... Eso no tenía importancia. Él era "el Fenómeno", y lo demostró a lo largo de su carrera. Ahora ya no somos los mismos. 

Solía llevarme a La Pinetina porque viví en esa casa durante un tiempo, y recuerdo que siempre me decía que si quería llegar lejos, tendría que luchar por ello y ayudar a mi familia. Era como un hermano para mí.

"Ahora lo pienso, y hay algunos goles que aún no me puedo creer que hayamos marcado. Es que ni siquiera lo puedo entender. Estaba en plena forma, e intentaba que las cosas me salieran. Cuando tienes la cabeza en su sitio y estás en forma, pueden pasar cosas maravillosas de manera natural. Marqué un espléndido gol contra el Udinese. Volví a Brazil justo antes de aquel partido, y había descansado muy poco con el jet lag. No obstante, quería seguir jugando. En cuanto a lo que estaba pensando, pues no sé... Me dirigí directamente hacia la portería, y recuerdo que era un 3 para 1. Me escapé del primero, y los otros dos estaban detrás de mi cuando yo estaba en el área. Entonces disparé con la izquierda y el balón pegó por toda la escuadra. No tenían nada que hacer.

Creo que fue uno de mis mejores momentos junto con otro en la final de la Copa América. Siempre he creido en mi mismo, igual que lo hacía de pequeño. Siempre he escuchado a todo el que me rodea, que es clave. Hay que escuchar a todo el mundo, porque siempre te pueden ofrecer algo por aprender. Hay que ser humilde e ir mejorando cada día.

"El derbi de Milán se parece mucho al Brasil-Argentina. Tienes una responsabilidad muy grande como jugador. El partido va solo, y genera muchas emociones. Cuando volví al estadio para el derbi, me hicieron un vídeo en el que jugaba con la cabeza... Fue muy emotivo. Si tuviera que describir las sensaciones que esos partidos generan en mí, no tendría palabras... Es algo que solo puedes entender cuando has jugado ahí. Estabamos muy centrados y desesperados por hacerlo bien en aquel partido. El derbi también supone mucha responsabilidad. Cuando estaba en forma, era muy difícil pararme los pies. Cuando no jugaba bien y de repente volvía a darlo todo, Materazzi solía decir: "¡El Emperador ha vuelto!". Lo más importante es que cuando estaba en el campo, siempre hacía todo lo posible por ayudar a mi equipo. Lo que más me importaba era darlo todo cuando estuviera en el campo, y siempre lo hacía. Cuando estaba en una fase difícil, el Inter siempre me respaldaba con su apoyo. Tener amigos que no me veían solo como un jugador, sino también como un hermano, era una verdadera bendición de la que siempre me sentiré agradecido.

"En fin, gracias a la afición por mostrarme siempre tanto cariño. Vosotros me habéis concedido el título de "El Emperador", y a día de hoy aún no entiendo por qué. Siempre que vengo a Italia me siento querido, y eso me hace muy feliz. Esta será siempre mi segunda casa".


Versione Italiana  日本語版  中文版  English Version  Versi Bahasa Indonesia 

Noticias relacionadas

Load More