Borussia-Inter: el partido de la lata | EURO NIGHTS

BORUSSIA-INTER: EL PARTIDO DE LA LATA | EURO NIGHTS

Recordamos uno de los hechos más increíbles de la historia nerazzurra

Hay partidos que tienen un valor que va más allá de la gloria del campo. Partidos que están destinados a pasar a la historia por motivos que van más allá del fútbol. Uno de esos, o mejor dicho tres, los jugó el Inter a principios de los 70 contra el que se llamó el "equipo del siglo".

Así comienza, y no podía ser de otra manera, el episodio especial de Euro Nights, nuestra medio para recordar las noches europeas. Borussia Mönchengladbach-Inter es un partido que enciende una bombilla brillante y potente en la mente de cualquier aficionado. Porque ese partido significa un encuentro a su manera histórica y simbólica: Borussia Mönchengladbach 7-1 Inter, 20 de octubre de 1971. Un partido eliminado de los libros de la historia del fútbol.

La historia es conocida por la mayoría, pero la repasamos paso a paso, a pocas horas del duelo de Champions League, en el episodio del Podcast, con las voces de los protagonistas. Son el hijo del abogado Prisco y luego de Ivano Bordon, Tarcisio Burgnich, Roberto Boninsegna y Gianfranco Bedin que nos llevan 50 años atrás, a ese octubre, al famoso JUEGO DE LA LATA, a la apelación, a la repetición del partido, a la victoria en San Siro y la increíble batalla legal del abogado nerazzurro.

El 20 de octubre de 1971, el Inter se enfrentó al dos veces campeón alemán Borussia en el Bokelbergstadion frente a 27 000 espectadores, 5000 de los cuales eran italianos. Era el partido de ida de los octavos de final de la Copa de Europa. Después de 21 minutos de juego, los alemanes se adelantaron 2-1, Boninsegna anotó para el Inter. Al 29' el hecho que trastornó la edición de esa competición: Boninsegna, cerca de la línea lateral, es golpeado en la cabeza por una lata de Coca-Cola tirada desde las gradas. Termina en el suelo cerca del árbitro, el holandés Dorpmans. El clima está en llamas, Boninsegna sale en camilla y el Inter queda en schock por el increíble episodio. Al final de la primera parte, con Lido Vieri como portero nerazzurro en evidente confusión, el Borussia siba al frente 5-1. Por Vieri entra el joven Ivano Bordon, pero la segunda parte es un calvario: primero Jair se lesiona cuando ya no hay cambios, quedando el Inter con 10. Luego el árbitro expulsa a Corso, por una presunta patada del zurdo nerazzurro al mismo árbitro. El Inter queda con 9 y cae derrotado 7-1.

La jurisprudencia deportiva italiana, en casos de este tipo - ligados a la responsabilidad objetiva sobre hechos que influyen en el desarrollo regular del partido - era clara, mientras que la de la UEFA presentaba lagunas y no tenía precedentes en este sentido. El abogado Peppino Prisco utiliza toda su profesionalidad y la comisión disciplinaria se reúne en Ginebra para analizar el caso. El veredicto no tiene precedentes: el partido se anula y se repetirá en campo neutral, un partido de suspensión para el campo del Borussia, una multa a la compañía de 10 mil francos suizos. Al mismo tiempo, se confirmó el partido de vuelta en San Siro para el 3 de noviembre que, de hecho, se convierte en el partido de ida.

En San Siro el clima es feroz, el Inter gana 4-2 gracias a los goles de Bellugi, Boninsegna, Jair y Ghio. Es un partido épico a su manera, con Burgnich jugando con un talón cortado y con los alemanes pensando en apelar a la comisión disciplinaria. La única concesión que obtienen es que el partido de vuelta no se juega en Berna sino en Berlín. Así que en el Olympiastadion se disputa el tercer partido entre el Borussia y el Inter un mes después.

86 mil espectadores, despliegue de policías, periodistas y televisoras prácticamente como en la final del Mundial. Como si fuera la continuación Italia-Alemania de México 70, todos los ojos están puestos en Berlín. Y ahí el joven Bordon se convierte en héroe al pararle un penal a Sieloff en un partido que terminará 0-0, con la clasificación de los nerazzurri a cuartos de final.

"Me siento como si hubiera parado siete goles", dijo Peppino tras la sentencia. Pero en realidad hizo mucho más porque, de hecho, dejó una huella en la historia del derecho deportivo internacional.


日本語版  Versione Italiana  Versi Bahasa Indonesia  English Version 

Load More